La llegada de un nuevo hermanito - Tips para aliviar los celos

by Carmen Tocha
Visto: 956

Cuando nace un hermanito, la vida familiar se altera y, con todos los cuidados que requiere un bebé, es imposible seguir dando, a los hermanitos mayores, la misma atención que recibían antes. Por eso es usual que se sientan relegados e inseguros y estos sentimientos se pueden manifestar de diferentes formas. Algunos se vuelven retraídos, prefieren jugar solos y evitan el contacto con otros niños. Otros se vuelven desobedientes, hacen berrinches o utilizan otros mecanismos para llamar la atención. Muchos tienen regresiones, es decir que regresan a etapas anteriores del desarrollo, por ejemplo si ya habían aprendido a ir al baño, comienzan a hacerse otra vez pipi o hablan como niños más pequeños. En este artículo te damos algunas ideas para que los hermanitos mayores acepten más fácilmente la llegada del bebé.

  • Deja que participe activamente y dale pequeñas responsabilidades en el cuidado del bebé: Pídele que te pase lo que necesitas para cambiar al pañal o que le eche la crema. Cuando bañes al bebé pídele que le enjabone los pies. El hacer, por momentos cortos y en situaciones sencillas, al hermanito mayor responsable del bebé, crea un sentimiento de protección y ayuda a evitar los celos. Puedes pedirle que lo cuide durante un momento o que le dé siempre la primera pacha del día.
  • Haz que juegue de mamá o papá: Desde antes de que nazca el nuevo miembro de la familia, cómprale una muñeca o un muñeco. Enséñale a hacer con su muñeca las cosas que luego tú harás con el bebé. Por ejemplo darle de comer, bañarla o cambiarle el pañal. De esta forma mientras tú cambias el pañal de tu bebé, él podrá cambiar el de su muñeco. De esta forma lograrás no solamente mantenerlo ocupado mientras tú tienes que atender al bebé, sino también que se identifique con lo que tú haces.
  • Enfócate y elogia las conductas adecuadas: Proponte elogiar a los hermanitos mayores cuando son cariñosos con el bebé o cuando están jugando de forma independiente mientras tú alimentas al pequeño. Así tus hijos sabrán que ganan tu atención con su buen comportamiento y no solamente con la mala conducta. Si te enojas, llamas continuamente la atención o gritas cuando se presenta una conducta negativa, los niños aprenderá a usar la mala conducta para obtener tu atención.
  • Busca un tiempo exclusivo para estar con los hermanitos: Puedes aprovechar mientras el bebé duerme, para jugar, colorear o contarles cuentos. Esto les hará sentir que aún son importantes y que tú aún tienes tiempo para ellos.  Procura, con tanta frecuencia como te sea posible, pasar tiempo por separado con cada uno de tus hijos.
  • Trata de no cambiar rutinas: Las rutinas dan a los niños mucha seguridad. Procura seguir con aquéllas que ya tenías antes de que naciera el bebé. Por ejemplo, la canción para levantarlos, el cuento antes de dormir, el paseo diario por el parque.
  • Valida sus sentimientos: Si tu hija te dice por ejemplo “Odio a ese bebé”, no cuestiones, ni repruebes lo que siente, más bien dile algo como: “Parece que en este momento estás muy enojada con tu hermanito ¿Te gustaría que pasara más tiempo contigo? A mí también me encantaría estar más tiempo contigo. ¿ Qué te parece si cuando se duerma el bebé jugamos solitas ese juego que tanto nos gusta.”
  • Enseña a demostrar cariño: Alienta a los hermanitos mayores a contarle cuentos al bebé, a cantarle canciones o a acariciarlo con suavidad. Elógialos cuando lo hagan.
  • Procura tomarlos en cuenta cuando tengas que hacer algo con el bebé: Puedes por ejemplo decirles: “Es hora de que le de pecho a tu hermanita. ¿Les gustaría que les lea un libro mientras la alimento o prefieren jugar con tus carritos? De esta forma les das a entender que cuando atiendes al bebé no te estás olvidando de ellos.

Busca ocasiones para hacerles sentir importantes: Nuestra tendencia natural es atender primero las necesidades del bebé y luego las de los otros niños, pero esto no tiene siempre que ser así. Por ejemplo si el bebé empieza a llorar cuando estás terminando de vestir a su hermanito, no dejes lo que estés haciendo de inmediato, di al bebé algo así como: “Estoy vistiendo a tu hermanito, espera a que termine para que te pueda atender”. Esto hará que tu hijo sienta que es tan importante para ti como el bebé.

 ¿Quisieras aprender estrategias útiles para sentirte más seguro en la difícil tarea de la paternidad?http://www.carmentocha.com/programa-triple-p.html

 

Comparte tu opinión

Comenta como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios