6 formas de dar indicaciones que fomentan la desobediencia

by Carmen Tocha
in Blog
Visto: 5234

Los padres damos diariamente muchas indicaciones a nuestros hijos, pero generalmente no estamos conscientes del impacto que esto tiene sobre su conducta.  Si tú sientes que tus hijos no te hacen caso y tienes la impresión de que no desean cooperar contigo, es posible que estés cayendo en una o más de las siguientes formas equivocadas, pero muy usuales, de dar las indicaciones:

Demasiadas instrucciones a la vez

“Cuando te termines de bañar, mete tu ropa sucia en la canasta, cuelga la toalla y te pones tu pijama.  Cuando estés listo, baja a cenar y recuerda bajar las gradas sin correr.” A nosotros, como adultos, nos parece una secuencia muy lógica, pero para un niño son demasiadas cosas a la vez y es muy posible que olvide una o más cosas.  Por eso es importante que nos acostumbremos a dar una indicación a la vez.

Pocas indicaciones

A veces los niños parecen desobedientes porque no nos tomamos el tiempo para decirles exactamente lo que esperamos de ellos.  El ejemplo típico es cuando les decimos: “Espero que te portes bien en casa de la abuela.” en vez de especificar qué es lo que deseamos que haga, por ejemplo “Saluda amablemente a la abuela.” o “Debes quedarte sentado en la mesa hasta que termines de comer.”

Instrucciones  vagas

Si tu hija está molestando a su hermanito y tú simplemente dices “¡María, por favor! no esperes  que te obedezca. Trata siempre de decirle lo que quieres que deje de hacer y lo que deseas que haga en vez de eso.  Por ejemplo: “María,  deja de gritarle a tu hermano, háblale en tono amable.”

Indicaciones en forma de pregunta

Es muy usual que los padres den las indicaciones en forma de pregunta: “¿Te vas a acostar ya?” o  “¿Puedes poner tu ropa en la canasta?” Cada vez que damos una indicación así nos arriesgamos a que nos respondan “No, mamá”.

Indicaciones a larga distancia

Cuando damos las indicaciones de un dormitorio a otro o incluso de un piso a otro, es muy probable que los niños nos ignoren.  Si realmente desea que una indicación sea cumplida, acérquese al niño, diga su nombre e indíquele lo que desea que haga.

En un mal momento

Muchas veces caemos en la trampa de dar indicaciones que no son urgentes cuando el niño está muy entretenido jugando algo o viendo un programa de televisión que le gusta mucho.  A menos que sea algo realmente urgente,  permita que su hijo termine lo que está haciendo y dele luego la indicación.

Ponte el siguiente reto:  Durante una semana trata de no cometer los errores arriba mencionados.  Muy probablemente verás cambios en la actitud de tus chicos.

 

Comparte tu opinión

Comenta como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios