¿Cómo ayudo a mis hijos a estudiar?

by Carmen Tocha
in Blog
Visto: 5121

Muchos padres les dicen a sus hijos la famosa frase: “Al terminar de hacer las tareas, debes estudiar media hora”. Los niños toman entonces el libro de historia y se pasan viéndolo durante media hora.  Por supuesto no han aprendido nada.

Los niños no saben por naturaleza lo que significa “estudiar” y es necesario que les enseñemos algunas técnicas de estudio, para que el tiempo de estudio sea realmente productivo.  Te comparto ideas para aprender vocabulario, ortografía y poemas. Lo que debes tener claro como padre, es que el aprendizaje no se da porque el niño estudie una vez un contenido, la repetición frecuente es importante para que el aprendizaje realmente se fije.

  • Para repasar vocabulario: Una forma muy efectiva para aprender vocabulario es usar fichas (las venden en las librerías).  En un lado de la ficha se escribe por ejemplo la palabra en español y del otro lado la palabra en inglés.  El niño ve la palabra en su idioma y trata de recordar cómo se dice en inglés. Si se recuerda dice y escribe la palabra en una hoja de papel, luego le da la vuelta a la ficha para revisar si lo hizo correctamente.  Si la palabra que escribió está correcta, separa esa ficha del resto.  Si no está correcta o si no se acordó de ella, lee la respuesta en voz alta y escribe una vez la palabra fijándose en la ortografía. Luego coloca esa tarjeta hasta abajo de todas las tarjetas que aún le faltan, de tal forma que al final vuelva a repasarla. Este procedimiento lo repite todos los días por lo menos por una semana.
  • Para repasar ortografía: Lo importante en este caso es que el niño se haga una foto mental de las palabras que está aprendiendo, una forma muy divertida de lograrlo es el dictado de pared. Funciona así: en una hoja se escriben las palabras u oraciones que los niños deben estudiar.  Deben estar escritas con letra clara y sin errores ortográficos y la pueden escribir los padres (en caso de niños pequeños) o los mismos niños.  Esta hoja se pega por ejemplo en una pared de la cocina.  El niño debe caminar desde su escritorio hasta la cocina, ver la palabra cuidadosamente, retenerla en la memoria hasta llegar de nuevo a su escritorio y escribirla.  Se repite el mismo procedimiento con cada palabra (u oración).  Al terminar de escribir todas las palabras, el niño lleva la hoja a su escritorio y revisa una por una si las escribió correctamente.  Las que escribió mal las subraya en la hoja original y pega de nuevo la hoja en la cocina.  Repite el mismo procedimiento con las palabras subrayadas, hasta ya no tener errores.
  • Para aprender poemas: El principio aquí es el de la repetición graduada.  El niño debe leer y repetir la primera oración.  Si lo acompaña de mímica el aprendizaje será más efectivo. Luego tapa la primera oración con un pedazo de papel y trata de decirla de memoria. Ahora hace lo mismo con la segunda oración, la lee, la repite y trata de decirla de memoria.  Antes de pasar a la tercera oración, debe decir las dos primeras sin ver.  Así se repite el proceso hasta terminar la primera estrofa.  Ahora aprende la segunda estrofa siguiendo el mismo procedimiento.  Al terminar debe decir las dos estrofas aprendidas y así sucesivamente.

 

 

Comparte tu opinión

Comenta como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios