Muchos padres realmente desean ayudar a sus hijos a estudiar en casa, pero no tienen las herramientas para hacerlo, por lo que se limitan a que el niño lea o escriba varias veces las partes indicadas del libro o del cuaderno. Esto ha probado no ser  efectivo, además de ser extremadamente tedioso para el niño.  A partir de este mes, te presentaré en cada entrega una herramienta para que el estudio en casa sea más efectivo. Esta vez te quiero presentar un método muy práctico y efectivo para estudiar cualquier contenido que involucre preguntas y respuestas o el aprendizaje de vocabulario en idiomas extranjeros.  Se llama el Sistema de la Caja de 5 Casillas y tiene la gran ventaja de que el niño repasa de forma sistemática los contenidos, repasando más los contenidos que no sabe bien.

Muchos padres les dicen a sus hijos la famosa frase: “Al terminar de hacer las tareas, debes estudiar media hora”. Los niños toman entonces el libro de historia y se pasan viéndolo durante media hora.  Por supuesto no han aprendido nada.

Los padres damos diariamente muchas indicaciones a nuestros hijos, pero generalmente no estamos conscientes del impacto que esto tiene sobre su conducta.  Si tú sientes que tus hijos no te hacen caso y tienes la impresión de que no desean cooperar contigo, es posible que estés cayendo en una o más de las siguientes formas equivocadas, pero muy usuales, de dar las indicaciones:

Especialistas del campo de la medicina y la psicología están convencidos de la importancia de los ciclos biológicos para un sano crecimiento físico y emocional de los niños.     Uno de estos ritmos biológicos es el sueño. La falta de sueño puede manifestarse en los niños con irritabilidad, actitudes agresivas, angustia, retraimiento, falta de colaboración y hasta enfermedades recurrentes.

El árbol aún no está terminado, todavía no has empacado todos los regalos, los niños pequeños ya rompieron dos figuras del nacimiento y la hija adolescente está empurrada porque no quiere ir a visitar a tantos familiares. ¿En dónde está la magia de la Navidad?

Si ya no quieres pasar las fiestas estresado, refunfuñando y regañando, sino deseas que la Nochebuena sea realmente una noche llena de amor y paz, hay algunas cosas que puedes hacer:

 

“Tengo dos hijos de 6 y 9 años. Me encantaría que cuando regresan del colegio me contaran lo que hicieron, si tuvieron alguna dificultad o les pasó algo lindo. Sin embargo cuando les pregunto me contestan con monosílabos. Tampoco me cuentan mucho de otras cosas, yo te aseguro que he tratado de darles confianza, pero parece que no ha funcionado, me siento triste y frustrada.”

Si te identificas con esta situación, relájate. Aquí te daremos cuatro tips que te ayudarán a mejorar la comunicación con tus hijos.

¿Te cuesta que tus hijos sigan la rutina de la mañana? ¿Te cuesta que te obedezcan?La Gráfica de Conducta es una forma muy efectiva de darles a los niños una motivación adicional para modificar alguna conducta, practicar una nueva destreza o cumplir con rutinas diarias Consiste en reforzar las conductas positivas con calcomanías, fichas o piedritas que luego pueden ser intercambiados por privilegios.

“Tengo una hija de 3 años, en general es bien portada, pero las horas de comer son una pesadilla. Se levanta constantemente de la mesa, solamente quiere comer espaguetis y se tarda muchísimo en terminar. Yo no puedo comer tranquila, porque me paso insistiéndole que debe comer de todo,  apúrandola y regresándola a la mesa. Cuando la comida termina las dos estamos molestas. ¿Qué puedo hacer?

Cuando nace un hermanito, la vida familiar se altera y, con todos los cuidados que requiere un bebé, es imposible seguir dando, a los hermanitos mayores, la misma atención que recibían antes. Por eso es usual que se sientan relegados e inseguros y estos sentimientos se pueden manifestar de diferentes formas. Algunos se vuelven retraídos, prefieren jugar solos y evitan el contacto con otros niños. Otros se vuelven desobedientes, hacen berrinches o utilizan otros mecanismos para llamar la atención. Muchos tienen regresiones, es decir que regresan a etapas anteriores del desarrollo, por ejemplo si ya habían aprendido a ir al baño, comienzan a hacerse otra vez pipi o hablan como niños más pequeños. En este artículo te damos algunas ideas para que los hermanitos mayores acepten más fácilmente la llegada del bebé.

 

 

¿Sientes que tus hijos sólo se portan bien cuando les gritas o les amenazas?  Estas estrategias seguramente te pueden ayudar.